La gripe es una infección viral que se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y secreción nasal.

La transmisión del virus de la gripe se produce por vía aérea a través de estornudos, tos, contacto con las manos o materiales contaminados con el virus como teléfonos, computadoras, utensilios de cocina, entre otros.

La principal herramienta para la prevención de formas graves de la gripe es la vacuna antigripal. Existen otras medidas complementarias que se deben adoptar para evitar la diseminación de la enfermedad, como el lavado frecuente de manos, cubrirse la boca con el codo al toser o al estornudar, ventilar bien los ambientes, mantener las superficies limpias y no fumar.

SI.
Niños de 6 a 24 meses.
Embarazadas en cualquier mes de la gestación.
Puérperas que no hayan recibido la vacuna durante el embarazo.
Mayores de 65 años.
Personas de 2 a 65 años con factores de riesgo (obesos, asmáticos, diabéticos, pacientes con enfermedades cardiacas, respiratorias, renales, cáncer, HIV y otras enfermedades que afecten la inmunidad).

Claro que SI. Las personas que no pertenecen a un grupo de riesgo también pueden vacunarse. Existen vacunas disponibles en el sector privado, consúltalo con tu medica/o de cabecera.

NO. Las vacunas contra la neumonía y la vacuna antigripal no brindan protección contra COVID-19.

NO. La gripe es una enfermedad causada por el virus Influenza tipo A o B, y se caracteriza por causar fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza y debilidad general. Si bien la mayoría de los casos se auto limitan en 5-10 días, en ocasiones, especialmente en quienes pertenecen a los grupos en riesgo, puede generar complicaciones graves, que requieren internación y hasta pueden provocar la muerte. El resfrío en cambio, es un cuadro respiratorio ocasionado por diferentes virus (coronavirus, rinovirus, adenovirus, parainfluenza, entre otros), que también circulan durante la época invernal como el virus de la influenza, y se caracteriza por catarro de vías aéreas superiores, pudiendo estar o no acompañado de fiebre, con compromiso leve del estado general. El resfrío a diferencia de la gripe no produce complicaciones graves. Para los virus que provocan los resfríos no hay vacunas que puedan prevenirlos.

Claro que SI. La vacuna protege contra la mayoría de las cepas y cumple con todos los controles de calidad y seguridad exigidos por la ANMAT, igual que cualquier vacuna antigripal que se puede adquirir en el sector privado.

En Argentina, se encuentran disponibles: la vacuna trivalente (pediátrica y adultos) y la vacuna adyuvantada en el sector público; y la vacuna trivalente y cuadrivalente (pediátrica y adultos) en el sector privado.

Vacuna trivalente: brinda protección contra dos cepas A y una B, según el siguiente detalle:

• Virus de Influenza A:
A/Victoria/2570/2019 (H1N1)
A/Hong Kong/2671/2019 (H3N2)

• Virus de Influenza B:
B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria)

Vacuna cuadrivalente: brinda protección contra dos cepas A y dos cepas B, según el siguiente detalle:

• Virus de Influenza A:
A/Victoria/2570/2019 (H1N1)
A/Hong Kong/2671/2019 (H3N2)

• Virus de Influenza B:
B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria)
B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata)

La vacuna trivalente adyuvantada: agrega MF59C.1 que es un adyuvante exclusivo, preparado en escualeno. Esta vacuna demostró una respuesta de anticuerpos aumentada particularmente en adultos mayores y/o con enfermedades subyacentes (diabetes, enfermedades cardiovasculares y respiratorias) quienes tienen mayor riesgo de complicaciones por la influenza. Esta vacuna está indicada para mayores de 65 años.

SI. El virus de gripe o Influenza sufre mutaciones, pequeños cambios, todos los años, por este motivo la fórmula de las vacunas se revisa periódicamente y la Organización Mundial de la Salud define las nuevas cepas que se incluirán en las vacunas cada temporada. A esto hay que sumarle que la protección de la vacuna dura 8-10 meses lo que hace necesario que la vacuna se aplique anualmente.

SI. Los eventos adversos reportados son muy poco frecuentes (incidencia menor al 4%) y en general leves, como febrícula transitoria dentro de las 12-24 hs de la colocación y dolor en el sitio de la aplicación. Estos síntomas suelen ser autolimitados.

SI. Sólo debe posponerse la vacunación en caso de estar cursando un cuadro febril o enfermedad aguda grave, de esta manera evitamos perder oportunidades de vacunación. Es importante que se comunique con el sistema de salud si alguno de los síntomas son compatibles con los de la COVID-19.

SI. Se recomienda la vacunación después del alta clínica y epidemiológica de la COVID-19.

SI. La mayor mortalidad por gripe se observa en personas con factores de riesgo que no han sido vacunados, por lo que es fundamental que reciban la vacuna.

Sí se puede vacunar. Sólo debe posponerse la vacunación si está cursando una enfermedad aguda grave.

No hay que esperar ningún intervalo de tiempo entre vacuna antigripal y otra vacuna, y se puede aplicar con cualquier otra vacuna al mismo tiempo en sitios anatómicos diferentes: excepto con las vacunas contra la COVID-19 con las cuales se recomienda respetar un intervalo de 14 días con la aplicación de otras vacunas, incluida la vacuna antigripal.

No hay evidencia científica de que, vacunándote con la cuadrivalente, luego de darte la trivalente, mejore la protección.